902 07 02 18

Mujeres con arnes: Las 50 Sombras de Grey

Uno de los juguetes eróticos que más expectación causa en el best seller “50 sombras de Grey” es el arnés. Ya vimos, que, el objetivo principal de los arneses sexuales es dar placer simulando una penetración, dado que disponen de un pene de plástico, que puede ser vibrador o no.

 

El arnés para mujeres, por tanto, es un artículo que puede dar mucho juego, ya sea para usarlo entre parejas lesbianas como heterosexuales, así como en prácticas sexuales entre más de dos personas. Aunque parezca sorprendente, el penetrar no es solo una fantasía y un placer para los hombres, al igual que el sentir la penetración no lo es sólo para las mujeres.

 

El arnés sexual se acopla perfectamente a la cintura femenina, tal y como si lleváramos puesto un cinturón. Los hay de varios tipos, cuero, latex, vinilo…siempre dependerá del gusto del consumidor. El denominador común que tienen, es el de satisfacer a nuestra pareja sexual, ya sea un hombre u otra mujer. En el caso de una pareja heterosexual, el arnés de penetración puede ser realmente placentero para el hombre, ya que estimula el punto G.

 

Sin duda, este instrumento de dominación ha causado toda una revolución en la sexualidad femenina. Ahora es la mujer quien está en la posición de dar y el hombre en la de recibir, sintiéndose así más poderosa y con la posibilidad de poder llevar las riendas de la relación sexual.

 

De este modo, las mujeres se sienten más liberadas con esta práctica por el efecto social que implica. El arnés despoja al hombre de su masculinidad y su comportamiento machista, y normalmente provoca que el hombre rinda su fuerza física y su voluntad a la agresora femenina. La mujer puede sentir cómo el hombre deja de tener resistencia y cómo se rinde ante ella hasta entrar en la zona de sumisión. Esto lo convierte para la mujer en una actividad tan poderosa como placentera.

 

El hombre accede a esta dominación y los efectos de esta práctica suelen durar más allá del momento de su realización. El hombre que ha sido sometido con el arnés consolador difícilmente volverá a comportarse de forma machista frente a la mujer dominante, pues se vuelve dócil y sumiso también fuera del dormitorio.

 

A pesar de ello, esta práctica nada tiene que ver con la homosexualidad, tampoco con que las mujeres se quieren convertir en hombres, ni mucho menos. Esta práctica es todo lo contrario, una oportunidad de liberarnos, subyugándonos al placer, pero teniendo muy claro quiénes somos y qué nos interesa.

 

Básicamente, el  arnés sexual no tiene tanto que ver con el sexo como, en realidad, con la dominación mental y el intercambio de poder. Lo que una vez fue el símbolo masculino para conquistar a la mujer ahora es usado por ésta para demostrar su superioridad femenina.

 

En principio, una vez estéis dispuestos a usarlo, lo mejor comenzar por la penetración con los dedos, usando un guante de látex y mucho lubricante. Si no se tiene experienciaprevia, es preciso empezar por consoladores de poco grosor y, paulatinamente, ir avanzando.

 

Algunos hombres podrán llegar a la eyaculación nada más que con la penetración con arnés, ya que éste estimula la próstata. La postura del acto dependerá fundamentalmente de si la mujer desea ver la cara del sumiso mientras es sodomizado, aunque la mayoría de las parejas prefieren la postura del “perrito” o a “cuatro patas”, siempre se puede echar mano de un espejo para poder observarlo todo y no perderdetalle.

 

Algunos arneses consoladores, incluso, son dobles, de tal forma que la mujer disfruta a su vez de la penetración mientras sodomiza al sumiso. De esta forma, también puede gozar a un nivel físico al mismo tiempo que sigue estimulada a nivel mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>