902 07 02 18

Joyas Eroticas

 

Son numerosas las tribus que se hacen tatuajes. Así en las tribus de la Polinesia, los guerreros se rapaban las cabezas antes del combate, tatuaban sus cuerpos y caras con grandes símbolos gráficos llamados”tribales”.Estos representaban su estatus en la tribu y el clan al que pertenecían. También lo hacían para impresionar y asustar a sus enemigos. Cada signo representaba un logro en su historia personal. La mujer llevaba el signo tradicional que indicaba que estaba ligada a un guerrero.

En algunos lugares de Australia y Nueva Guinea, una costumbre tribal es el septum perforado (parte en medio de los orificios nasales y debajo del tabique), para así dar al guerrero una fiera y salvaje apariencia.

En el Imperio Romano se insertaba un anillo de metal en los genitales de atletas, y también de los esclavos, para que no pudiesen tener relaciones sexuales.

Cambiemos de continente, en algunas tribus africanas,(Mursi, Etiopía)se insertan platos en los lóbulos de las orejas y de los labios, y se clavan en diversas partes del cuerpo huesos de animales.

Ellos lo consideran un verdadero cánon de belleza. Lo mismo que los senos femeninos flácidos y caídos que son todo un símbolo de belleza para ellos.

En otras los hombres se realizan escarificaciones, cicatrices producidas  por cortes superficiales o profundos o por quemaduras que pueden ser por fuego. Éstas son realizadas por diversos motivos, desde mostrar las hazañas del portador (cada escara señala un enemigo abatido) hasta para indicar el estatus social, o para imitar a ciertos animales adorados como el cocodrilo. Esta costumbre es compartida por otras tribus de Australia y América del sur.

Los pigmeos Bayaka y la tribu Mentawai de la Sumatra indonesa llevan a cabo el doloroso proceso de limarse y afilarse los dientes para así poder casarse con el jefe de la tribu y para ser más bellas.

Hoy en día a pesar del paso de los años, en la era de las nuevas tecnologías,no estamos tan lejos de nuestros antepasados y de sus ritos que antes provocaban burlas o rechazo y hoy por hoy forman ya parte de nuestra “modas urbanas”.

El procedimiento varía pero el fin y los motivos son muy parecidos. Nos hacemos piercings porque los llevan nuestros amigos y nos sentirnos parte de un grupo o por sentirnos atraídos por la estética de una u otra tribu urbana y aún son muchos los que se piensan/sienten más hombres/duros  por llevar algún que otro tatoo en su cuerpo o el cuerpo lleno.

Si lo tuyo no son los cambios drásticos ni te sientes tan identificado con ninguna moda como para afilarte los colmillos a lo Draculín moderno de “Luna nueva”, siempre te queda probar con adornos más afímeros como algún tattoo de quita y pon o sorprender a tu pareja con joyeria intima de lo más sexy y provocativa sin tener que temer a la aguja .

Y si quieres emular a las diosas de ébano de las tribús africanas, atrevete a pintarte el cuerpo con pintura corporal de chocolate y haz de él tu esclavo y haz que se merezca terminar lamiendote esta peculiar joya que será tu cuerpo…

Como ves, no es por falta de alternativas, solo tienes que pensar en lo que te gustaría y nosotros te damos la solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>